web analytics

Cómo elegir un aceite de masaje

La elección del aceite de masaje adecuado depende de las necesidades de cada persona.

De hecho, dependiendo del tipo de masaje como puede ser el masaje deportivo o masajes relajantes, realizado y la razón por la que decida usarlo, puede usar diferentes tipos de aceites de masaje.

Antes de proceder a la lista de algunos consejos útiles y los principales aspectos que deben considerarse para la elección del aceite de masaje, puede ser útil hacer un pequeño repaso de lo que es un aceite de masaje y para qué se utiliza.

¿Qué es un aceite de masaje y para qué sirve?

El aceite de masaje es un producto utilizado para la ejecución de diferentes tipos de masajes, desde el masaje puramente estético, hasta el verdadero masaje terapéutico.

Un aceite de masaje está generalmente compuesto por una matriz oleosa o grasa dentro de la cual se disuelven o dispersan ingredientes adicionales cuyo propósito es aumentar o expandir las propiedades de este último, por ejemplo, se pueden añadir sustancias hidratantes, nutrientes, extractos de hierbas, aceites esenciales, oleolitas, etc.

El aceite de masaje es útil para ayudar a las manos del masajista a deslizarse sobre la zona masajeada, al tiempo que reduce el riesgo de irritación de la piel debido al roce. Si el aceite para masajes también incluye en su composición ingredientes activos adicionales, se pueden obtener beneficios adicionales de su uso.

Consejos útiles para la elección del aceite de masaje

Por lo general, cuando se acude a instalaciones de masajes, ya sean estéticos o terapéuticos, el aceite de masaje adecuado es elegido por el operador en función del propósito que se quiere conseguir con este tipo de tratamiento (por ejemplo, relajante, energizante, drenante, etc.), o en función del tipo de trastorno que se quiera tratar, según proceda.

Para los masajes realizados en casa, en cambio, es posible elegir entre los diferentes tipos “comerciales” que se venden en perfumerías, centros de bienestar, centros de belleza o tiendas especializadas, así como la autoproducción de aceites de masaje “hágalo usted mismo”.

En cualquier caso, a continuación, se presentan algunos aspectos que es importante tener en cuenta y algunos consejos útiles sobre cómo elegir el aceite para masajes:

  • Propósito del masaje: la elección del aceite de masaje está en primer lugar ligada a la razón por la que se decide utilizar un masaje. En el mercado existen aceites de masaje listos para usar, elaborados con ingredientes que varían según el propósito que se quiera conseguir con este tratamiento. Por ejemplo, hay aceites específicos para masajes relajantes, aceites de masaje energizantes y revitalizantes, etc.
  • Presencia de alergias: otro aspecto fundamental que debe evaluarse al elegir el aceite de masaje se refiere a la presencia de cualquier alergia conocida. A este respecto, es esencial leer cuidadosamente la lista de ingredientes del producto elegido. Al mismo tiempo, es necesario prestar la máxima atención a la hora de elegir los ingredientes si se decide utilizar aceites de masaje de producción propia.
  • El tipo de piel: El tipo de piel es también un factor que puede influir en la elección del aceite de masaje. Por ejemplo, si la piel es seca o muy seca, es bueno optar por aceites de acción hidratante y nutritiva; en el caso de la piel mixta o grasa, puede ser útil utilizar aceites “ligeros”, que no son particularmente ricos y se absorben fácilmente; en el caso de la piel sensible, en cambio, puede ser útil utilizar aceites de masaje con propiedades calmantes y tranquilizantes.
  • Preferencias personales: es evidente que las preferencias personales también influyen en la elección del aceite de masaje que, por lo tanto, debe tener características (por ejemplo, perfume, grado de absorción, facilidad de uso, etc.) tales como encontrar una respuesta positiva en los gustos de la persona que recibe el masaje.
  • Calidad: la calidad es un factor fundamental en la elección del aceite de masaje, tanto si decides comprar un producto listo para usar como si decides comprar ingredientes y materias primas para la producción de un aceite de masaje. A este respecto, es muy importante recordar que -para la compra de productos de este tipo- es esencial recurrir a minoristas serios que traten con productos de calidad que cumplan con la normativa vigente y de origen conocido.
  • Precio: por último, el precio sin duda también afecta a la elección del aceite de masaje. Dado que estos productos deben aplicarse sobre la piel, es aconsejable dar siempre prioridad al aspecto de la calidad más que al económico. Por otra parte, no siempre es el caso que un producto de menor costo sea cualitativamente peor que un producto cuyo precio es menor que un producto cuyo precio es mayor.

Por otra parte, un producto de menor coste no siempre es cualitativamente peor que un producto cuyo precio es más alto; muchas veces, de hecho, más que el producto, se paga la marca. En cualquier caso, en principio, es generalmente aconsejable desconfiar de los productos de precio excesivamente bajo en comparación con el promedio.

Si se desea, también es posible utilizar aceites puros como verdaderos aceites para masajes relajantes, aprovechando sus múltiples propiedades. Por ejemplo, estos aceites se utilizan especialmente para realizar masajes tanto puros como en forma de matrices oleosas:

  • Aceite de almendras dulces (propiedades elastizantes, suavizantes y nutritivas);
  • Aceite de coco (propiedades emolientes y nutritivas);
  • Aceite de argán (antioxidante y antienvejecimiento, con propiedades de elasticidad e hidratación);
  • Aceite de jojoba (propiedades suavizantes y emolientes a las que se añade una cierta facilidad de absorción);
  • Aceite de moringa (propiedades elastizantes, antiinflamatorias y emolientes; además, se absorbe rápidamente);
  • Aceite de macadamia (propiedades emolientes y restauradoras);
  • Aceite de borraja (propiedades antiinflamatorias).

A continuación, se presentan algunos ejemplos de aceites de masaje que se pueden hacer mezclando un aceite vegetal con diferentes tipos de esencias, dependiendo del efecto que se quiera obtener. Les recordamos de nuevo que, aunque decidan utilizar más de un aceite esencial, la cantidad total no debe exceder de 50-60 gotas por 100 ml de aceite vegetal.

  • Aceite de masaje relajante: un aceite especialmente indicado para la relajación, útil para ejercer un efecto relajante, puede hacerse mezclando con un aceite vegetal extractos de lavanda (Lavandula angustifolia Miller), naranja amarga (Citrus × aurantium) o bergamota (Citrus bergamia).
  • Aceite de masaje contra la tensión, la ansiedad y el estrés: en este caso, puede ser útil añadir aceites esenciales de ylang-ylang (Cananga odorata, muy utilizado en aromaterapia para reducir la tensión, la ansiedad y las palpitaciones), lavanda (planta relajante por excelencia, sedante del SNC), neroli (aceite esencial extraído de las flores de naranja amarga).
  • Aceite de masaje contra la tensión muscular: los aceites de masaje que podrían ser útiles para este problema pueden contener, por ejemplo, esencias de romero (Rosmarinus officinalis), enebro (Juniperus communis) y limón (Citrus × limon), que también son adecuados para estimular la circulación.

Zentopia


Sobre el autor:

Responder

Debes INICIAR SESION para publicar un comentario.

Uso de cookies

Foropinion utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestras normas de uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas