Cómo mantener el agua de tu piscina durante una ola de calor

¿Cómo mantener el agua de tu piscina durante una ola de calor?

- 2 minutos de lectura

¿Qué debemos hacer para mantener el agua de la piscina en condiciones óptimas durante una ola de calor?

La temporada de verano se avecina y debes tener en cuenta el mantenimiento y cuidado de la piscina antes de las próximas olas de calor, ya que este es el enemigo número uno del agua en las piscinas prefabricadas.

Cuanto más suben los grados en el exterior, más aumenta la temperatura del agua, facilitando el desarrollo de bacterias, algas y la alteración del equilibrio del pH. La consecuencia es un mayor riesgo de que el agua de la piscina se vuelva verde.

PISCINA PREMIER empresa especializada en la fabricación de piscinas de fibra, nos ofrece en este artículo algunos consejos para mantener el agua de la piscina durante una ola de calor en la temporada de verano.


Agua de la piscina: los riesgos asociados a las olas de calor

Durante una ola de calor, no es raro que la temperatura del agua de la piscina suba hasta los 30 °C. Hay que tener en cuenta que por encima de los 28 °C el agua se convierte en un caldo de cultivo para algas, bacterias, gérmenes y microorganismos. Especialmente en las piscinas de poliéster.

¿Cuál es la razón? Bajo el efecto del calor, la luz solar y la evaporación del agua, los productos de tratamiento del agua pierden su eficacia. Especialmente el cloro, que es un desinfectante muy potente en condiciones normales de uso.

Este fenómeno se ve agravado por el mayor uso de la piscina cuando hace calor.


¿Qué hacer en este caso?

En primer lugar, es imprescindible remover el agua, oxigenarla y limpiarla durante todo el periodo de verano, activando la filtración de forma continua. Pero también son esenciales otras acciones:

  • Cuidado con la evaporación: Cuando la temperatura del agua se acerca o supera la temperatura del aire, el agua se evapora, lo que constituye un riesgo para un mal funcionamiento o incluso daños en la bomba de la piscina. Por lo tanto, asegúrate de añadir agua regularmente cuando notes que el nivel de agua desciende. El uso de una cubierta reverberante también limita la evaporación del agua.
  • Protege el agua del sol: El sol favorece la proliferación de bacterias, así que mantén el agua protegida en la medida de lo posible. Una cubierta reverberante es ideal para limitar la evaporación del agua.
  • Mantén el agua equilibrada: Comprueba el pH por lo menos una vez a la semana y reequilíbralo cuando sea necesario.

¿Cuál es la temperatura ideal de la piscina?

La temperatura del agua es muy importante para nadar a gusto, sin sufrir frío ni perjudicar nuestra salud.

La mayoría de los expertos coinciden en que la temperatura perfecta para nadar en el agua es de entre 24 y 28 °C. Obviamente, como indican los profesionales del sector, todo dependerá del modelo de piscina que tengamos y de la temperatura de nuestro entorno. Así, si nuestra piscina está climatizada, lo normal es que el agua mantenga una temperatura de entre 24 y 26ºC.

En el caso de las piscinas al aire libre, en olas de calor, lo ideal es que el agua tenga una temperatura más baja, es decir, entre 22 y 24ºC. Por el contrario, si, a pesar del verano, la temperatura exterior no es demasiado alta, podemos hacer que el agua alcance de 26 a 28 °C.

Es importante recordar que cuanto más alta es la temperatura, mayor es el riesgo de que aparezcan microorganismos y algas. En consecuencia, si subimos la temperatura del agua, es bueno ajustar los niveles de cloro y el pH, lo mismo ocurre con el alguicida, para evitar que aparezcan bacterias y hongos en nuestras instalaciones.

¿Cuál es la temperatura ideal de la piscina?


El agua de mi piscina se ha vuelto verde en plena ola de calor, ¿Qué puedo hacer?

A veces la adición de un anti algas o de un floculante puede detener este fenómeno, pero si las paredes están resbaladizas, y el agua de tu piscina se ha vuelto verde, se debe proceder lo más rápidamente posible a un tratamiento de choque.

Estos son los pasos a seguir:

  • Comprueba y ajusta el pH del agua.
  • Limpia las paredes, la línea de agua y el fondo con un cepillo.
  • Realiza el tratamiento de choque con tu producto de mantenimiento habitual.
  • Haz funcionar el filtro de forma continua.
  • Si el agua permanece turbia, añade floculante.
  • Limpia de nuevo la piscina y haz un retro lavado del sistema de filtración.

Como puedes ver, durante una ola de calor, el control del agua de tu piscina es esencial si quieres mantenerla en las mejores condiciones.

Las olas de calor y las piscinas (o más exactamente, la calidad del agua) no se llevan bien. Cuanto más calor hace, más se pone a prueba tu piscina. Pero es precisamente cuando hace calor cuando es más probable que te des un refrescante chapuzón.

    Tu opinion importa

    Tu correo electrónico no sera publicado.*

    uno × cinco =

    Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies