Nueva etiqueta de eficiencia energética

Nueva etiqueta de eficiencia energética

- 2 minutos de lectura

La eficiencia energética posee un principio básico que consiste en el uso menor de la energía para realizar una misma tarea. Gracias a esto, podemos ahorrar en las facturas de electricidad y gas natural y, además, reducir la contaminación doméstica.

La nueva etiqueta de eficiencia energética llegó para quedarse el pasado 1 de marzo de 2021, distribuyendo a los electrodomésticos de la A a la G. En dicha escala, la A es la más eficiente, siendo más simple la escala. Sin embargo, este nivel de máxima eficiencia va a quedar desierto, para que se ocupe con electrodomésticos nuevos e innovadores, con mayor eficiencia a todos los que hay en la actualidad.

Desde el pasado mes de marzo este nuevo etiquetado debe estar presente en lavavajillas, lavadoras, secadoras, frigoríficos, pantallas y monitores, siendo estos los primeros en cambiar esta nomenclatura. La nueva etiqueta para lámparas y bombillas llegará en septiembre de 2021. Los últimos serán los aires acondicionados y las secadoras, cuyo cambio deberá esperar hasta  2022.


¿Por qué una nueva etiqueta energética de la UE con una escala de A a G?

 Los electrodomésticos y demás aparatos eléctricos poseen una eficiencia energética cada vez mayor, por lo que la mayoría de nuevos aparatos estaban en las categorías superiores. Sin embargo, con el nuevo etiquetado, en lugar de añadir más clases o signos, se producirá una reescalada, producto por producto, a una escala simple de A a G.

La categoría A se va a quedar vacía buscando la fomentación de la innovación y dejar margen para el progreso. En una etiqueta reescalada, la clase energética de un producto se determina con arreglo a normas más estrictas.

Esta nueva etiqueta de eficiencia energética vendrá con un código QR gracias al cual podremos obtener de manera directa información sobre el modelo del producto en la base de datos de productos.


¿Por qué encontré dos etiquetas energéticas en la caja del producto?

Como el cambio va a ser muy drástico, ambas etiquetas de eficiencia energética figurarán en las cajas de los productos durante un breve período de tiempo. Sin embargo, tras este periodo de tiempo (aún no se sabe cuánto), sólo podrá estar la nueva etiqueta.

Debido a la introducción de normas más estrictas, en esta nueva etiqueta de eficiencia energética, un mismo productor puede tener dos niveles a la vez. . Por ejemplo, un frigorífico cuya clase de eficiencia energética actual es A+++ podría clasificarse en la clase C en la nueva etiqueta. Es decir, la eficiencia energética es la misma, pero las normas serán más estrictas con la nueva etiqueta.

Cuando se comparan productos y modelos, es básico asegurarse de que la comparación está basada en el mismo tipo de etiqueta.


¿Por qué los valores de algunos productos difieren entre la etiqueta actual y la etiqueta reescalada?

 Con el nuevo etiquetado de eficiencia energética se han introducido diferentes ajustes en el modo de calcular la eficiencia. Por todo esto, los valores pueden ser diferentes y, en ocasiones, mucho.

Por ejemplo, el consumo de energía de las lavadoras con el antiguo etiquetado se basaba en un uso anual. Con el nuevo etiquetado se usa un cálculo de cien ciclos de lavado. En relación a las televisiones, el nuevo etiquetado tiene en cuenta el consumo de componentes internos y no solo de la pantalla.

    Tu opinion importa

    Tu correo electrónico no sera publicado.*

    2 × cuatro =

    Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies