¿Qué es la carpintería metálica?

¿Qué es la carpintería metálica?

- 3 minutos de lectura

La carpintería metálica es cada vez más popular debido a las ventajas que ofrece, como la durabilidad, la estabilidad y la seguridad. Permite la construcción de diferentes estructuras mediante el uso de materiales, técnicas y herramientas específicas.

Como sigue evolucionando, es bueno entender qué es, cuáles son los principales tipos y qué hay que saber en el sector.


¿Qué es la carpintería metálica y su significado?

Es bueno entender qué es la metalistería y cuál es su significado.

El término «carpintería metálica» implica el ensamblaje de varios elementos y, por tanto, la construcción de estructuras que pueden ser fijas o móviles, definitivas o temporales.

El término carpintería metálica hace referencia a un conjunto variado de productos metálicos acabados que se obtienen mediante procesos específicos.

Las técnicas, la maquinaria y las herramientas utilizadas son las específicas de corte, conformación, soldadura y acabado.

Por lo tanto, se entiende el conjunto de obras de acero destinadas a la construcción, tanto civil como industrial.

La carpintería metálica para la construcción engloba, por tanto, todas las diversas realizaciones unidas por la exigencia de seguridad y estabilidad: desde las naves industriales hasta las escaleras, pasando por las pasarelas metálicas y las verjas.

Los diferentes procesos y realizaciones tienen en común el uso del metal.

Predominan el hierro y sus aleaciones, como el acero y la fundición; el cobre, el latón y el zinc también se utilizan con menor frecuencia.

El hierro, el material principal, rara vez se utiliza en su forma pura: suele añadirse con otros elementos y metales para implementar la durabilidad y la resistencia.

En cambio, se prefiere el acero, la principal aleación (hierro y carbono), ya que no es corrosible, por lo que es resistente a la acción de factores externos (como la intemperie) y es capaz de conservar sus propiedades químicas y físicas.

Los materiales se eligen en función de las características y requisitos a los que deben responder los objetos producidos.

Por último, en cuanto a la carpintería metálica, es posible distinguir dos tipos principales:

  • Carpintería ligera
  • Carpintería pesada.

Se diferencian tanto en el tipo y la complejidad de los proyectos realizados como en la elección de los metales que se utilizan para las obras.

carpintería metálica y su significado


Carpintería metálica ligera

La carpintería metálica ligera se caracteriza por el uso de chapas de acero y aluminio cada vez más finas y ligeras.

Se utilizan porque se adaptan a ciertas realizaciones específicas.

Principalmente, los trabajos se enmarcan en el ámbito de la vivienda civil, por lo que incluyen portones, barandillas, puertas y marcos para ventanas (perfilería Jansen).

Sin embargo, también se incluyen los destinados a la fabricación de productos útiles en el contexto industrial, como techos y vallas.

Por lo tanto, lo que define a la metalurgia ligera no es sólo el peso del material utilizado: son los usos y contextos específicos en los que se sitúan las estructuras, así como los procesos de fabricación particulares.

En este sentido, es habitual el uso de la galvanización; este proceso se adopta para favorecer una mayor durabilidad de las estructuras construidas.

Esto se consigue aplicando un recubrimiento de zinc a la carpintería metálica, que queda así protegida de la corrosión.

Carpintería metálica ligera


Carpintería metálica pesada

La carpintería metálica pesada se ocupa de trabajos complejos y grandes pedidos en el sector de la construcción.

Todos los trabajos que se incluyen en este epígrafe son los realizados en estructuras destinadas a soportar cargas en los edificios, incluyendo cubiertas, entreplantas industriales y escaleras interiores y exteriores.

Estas realizaciones se obtienen mediante una compleja estructura metálica: es indispensable para soportar el gran peso de los edificios civiles o industriales. Por ello, las láminas utilizadas son más gruesas y grandes que en el caso anterior.

El proceso de trabajo de la siderurgia pesada consiste en la superposición de estas chapas, previamente mecanizadas.

Para ensamblar los distintos elementos se utilizan dos procesos específicos: el calandrado y la soldadura.

El primero permite la deformación plástica para la producción o transformación de materiales metálicos. De este modo, se pueden obtener formas cónicas o cilíndricas, así como el plegado en frío.

La soldadura, en cambio, permite la unión químico-física de dos juntas mediante su fusión o por medio de metal de aportación.

Estos procesos requieren maquinaria específica y cumplen requisitos que certifican su seguridad.

Carpintería metálica pesada


Carpintería metálica industrial

La carpintería metálica industrial se ocupa de los procesos de mecanizado destinados a la construcción de elementos de gran tamaño, y en grandes cantidades.

Se prefabrican en el centro de producción, se transportan a la obra y se montan allí.

Esto requiere maquinaria específica y herramientas profesionales.

Por ejemplo, para la manipulación de chapas más pesadas y gruesas, el puente grúa industrial se utiliza para levantar y mover materiales pesados o voluminosos.

Mientras que, en el caso de materiales más pequeños y ligeros, se pueden utilizar cintas transportadoras.

Además, en los contextos industriales y en las obras de construcción de hoy en día, es esencial un control informático preciso del flujo de cada producto.

Por ello, la Industria 4.0 ha visto surgir innovaciones como el software de producción, que permite integrar toda la información de las máquinas de producción, los operarios y las oficinas.

Esto permite optimizar la planificación, la programación y el control de los procesos de producción.

Por último, cabe recordar que la carpintería metálica industrial debe cumplir requisitos específicos para la ejecución de estructuras.

Es la norma que contiene las reglas de control de la producción preparatorias para la obtención del marcado CE. También regula el montaje de las estructuras y la seguridad que debe garantizarse.

Además, también se define detalladamente la frecuencia de inspección de los materiales necesarios para la construcción:

  • Para los elementos de acero, se estipulan al menos tres pruebas cada 90 toneladas.
  • Para las chapas onduladas y los perfiles conformados en frío, se estipula un mínimo de tres ensayos cada 15 toneladas.
  • Para los pernos y clavos, en cambio, se requiere un mínimo de tres pruebas por cada 1.500 piezas.

Para las juntas mecánicas, se requiere un mínimo de tres pruebas por cada 100 piezas.

4.8/5 - (17 votos)

Revista Digital FOROPINON ESPAÑA
Te enseña las últimas tendencias de moda, hogar, tecnología, moda masculina y femenina, zapatillas, series, películas, Netflix, iPhone, Amazon, entrenamientos y negocios. Además toda la Actualidad Empresarial. Disfruta de nuestra última edición digital.

© Foropinion Corporación de Medios de Comunicación.
- Edición española 🇪🇸 de Foropinion International -

    Tu opinion importa

    Tu correo electrónico no sera publicado.*

    nueve − siete =

    Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies